Mercurio Editorial
/

El libro, el valor de la eternidad

  

CATÁLOGO DE MERCURIO EDITORIAL

Aquí podrás encontrar nuestros títulos y comprarlos

La lección del Señor Ponozky

Elizabeth López Caballero [Ilustraciones: Ian Sarmiento López y Silvia Saavedra] [Prólogo: Antonio Morales]. Literatura Infantil. Colección Mercurio Cuenta 1. 1 Edición. 2019. cartoné. 21x21 cm. 78 p. ISBN: 978-84-17890-52-0

Las cosas importantes de la vida se conocen, se ven, se oyen con el corazón. Es lo que ocurre con el cuento que van a leer a continuación, en el que van a sumergirse en la vida emocionante de una familia que comparte unos sentimientos tan humanos que nos van a contagiar desde la primera página.
En este relato no hay artificio, no hay rodeo, desde el principio se nos abre el mundo interior de dos hermanos, Teo y Lucas que expresan sus sentimientos, los miedos, las frustraciones que supone recibir a un hermano que llega del país Down sin esperarlo y sin entender por qué tienen un origen aparentemente distinto.
Todo lo que hemos vivido en la infancia retorna con frescura, con naturalidad en una historia que nos conmueve porque afloran los sentimientos que nos constituyen como personas. La angustia de lo desconocido surge con la misma intensidad de los recuerdos de nuestra niñez o los temores al esperar un nuevo hijo o al iniciar su educación.
Cuando avancen en la lectura del cuento, se van a encontrar con el mundo real de los niños que se manifiesta en sus juegos, en sus expresiones, en los sueños, en sus reacciones imprevistas. Es muy importante que recordemos que el terror, el miedo, la desesperación, el amor, se viven con plena autenticidad en la infancia y con frecuencia los adultos lo olvidamos. Y el gran mérito de este cuento es que su autora, Elizabeth López, los ha descrito con enorme precisión y humanidad.
La llegada de un hermano “diferente” a nuestras vidas es un acontecimiento que estremece la existencia de una familia. La existencia de Lucas, contada por su hermano Teo, muestra la transformación profunda que supone aceptar, compartir, disfrutar de un hermano que viene de otro país y no entiende gran parte de nuestra cultura.
Así resume Teo lo que sintió al reconocer a su hermano: “Me encogí de hombros. No quería contarle que tenía un hermano diferente. Un hermano con el que aún no había tenido una conversación normal. Un hermano con el que jugar significaba recogerlo todo yo y tener que explicarle una y otra vez cómo se jugaba”.
La autora describe con enorme delicadeza, con complicidad y con conocimiento la realidad de las familias que tienen que integrar las diferencias que se viven cuando comparten la vida con hijos con situaciones intelectuales, físicas, psíquicas o de conducta diversas. El primer gran descubrimiento es comprobar que todos somos diferentes. Hasta que ese reconocimiento no se produce, es imposible la comunicación, el diálogo, la normalización.
La reflexión sobre lo que consideramos “normal” se modifica porque comprobamos que estamos acostumbrados a unas pautas culturales que hemos creado desde la exclusión, desde la desvaloración de todo lo que nos resulta diferente a la norma que la sociedad ha creado para mantener los privilegios o la inhumanidad en la que vivimos.
La gran enseñanza de este relato hermoso y de todo el proceso de integración de las personas diferentes en nuestra sociedad y en la vida escolar que es donde más se ha avanzado, es que todos ganamos una nueva mirada, una nueva sensibilidad cuando apostamos, sin trampas ni reservas, por la plena integración de la personas diferentes, que en el fondo es como decir por la integración de todas y de todos porque en realidad todos lo somos.
En el cuento aparece el infierno de los calcetines que representa una metáfora de la cloaca en la que con frecuencia convertimos nuestra vida y el propio cuento nos marca el camino para salir de él, amando. El trueque de los calcetines simboliza el diálogo incomprensible con el que se inicia la búsqueda de un encuentro entre dos hermanos, o entre dos personas que inicialmente no se entienden. El gran reto es superar ese infierno, que como definió Albert Camus, a veces pueden ser los otros, para reconocerlos como hermanos con los que compartir esta travesía de la vida que debe ser dichosa.
En veintitrés páginas nos encontramos con referencias muy útiles de educación emocional, de educación en la diversidad, de coeducación, de educación en valores. Sin pretenderlo, este cuento es un material muy útil para padres y madres, para educadores y educadoras y para la sociedad que necesita revalorizar un mundo plural y diverso como la gran oportunidad para vivir la fraternidad que nos hace felices.
La calidad humana y democrática de las sociedades se mide por la integración y normalización reales de la diversidad de las personas. En nuestra tierra hemos avanzado en las últimas décadas, pero los recortes económicos, el materialismo y la deshumanización, también han perjudicado la atención y la integración de estas personas.
Deseo que este cuento nos anime a no desfallecer en la lucha permanente por una relación plena con todas las personas independientemente de sus características personales. Sabiendo además que de esa manera favorecemos una sociedad más digna y crecemos todos en valores, en emociones y en dignidad.
Les animo convencido a una lectura activa de este cuento y felicito a la autora y editores porque nos encontramos ante una obra que prestigia la literatura de nuestra tierra.


Precio:
10,40 €
incluidos impuestos 4%
0,40 €

Más gastos de envío y tramitación.



Términos y condiciones - Nota de envio



Información sobre la resolución de litigios en línea: La Comisión Europea proporciona una plataforma para la resolución extrajudicial de los litigios en el siguiente vínculo: http://ec.europa.eu/consumers/odr/
Nuestro correo electrónico:: ismaroto@hotmail.com


 

 
Email